Defensa jurídica como consumidor

Defensa jurídica como consumidor

 

Seguro de defensa jurídica Familiar

El seguro de defensa jurídica familiar tiene como objetivo la defensa de los intereses familiares ante cualquier imprevisto que pueda surgir.

Las coberturas que ofrece este tipo de seguros permite el asesoramiento por especialistas, la presentación de reclamaciones en nombre del afectado y la defensa de los derechos de los asegurados. Este seguro cubre además los gastos que se puedan ocasionar (como pueden ser el coste de los servicios profesionales de abogados, procuradores, notarios…)

Este tipo de seguros engloba aspectos:

  • Familiares.
  • De consumo.
  • Del automóvil.
  • Penales.
  • Laborales.
  • De la vivienda y su construcción.
  • Fiscales.
  • Por prestación de divorcio.
  • Por lesiones.
  • De animales de compañía.
  • De bienes muebles.
  • Por problemas vecinales o de comunidades de propietarios.
  • Por defensa ante “Okupas”.
  • Por Incumplimiento de contratos.
  • Por reclamaciones a otras compañías aseguradoras.
  • Etc…

¿Qué se puede esperar de este tipo de seguro? No tener que desistir de poder disponer de los medios adecuados para poder dar respuesta a aspectos que afectan a la familia, como pueden ser:

En la vivienda

Realización de reclamaciones en nombre del afectado:

  • Ante problemas con reformas o  servicios de reparación.
  • Ante perjuicios y daños ocasionados por humos, gases, ruidos o actividades con resultados nocivos o peligrosos.
  • Ante daños sufridos por la vivienda, exigiendo también reparación del factor o factores que lo han originado.
  • Ante problemas por conflictos de servidumbres, medianerías y lindes.
  • Los defectos de construcción que tenga su vivienda.

Defensa de los intereses del afectado ante problemas de la comunidad de propietarios o conflictos por contrato de alquiler.

Para el consumidor

Realización de reclamaciones en nombre del afectado ante el incumplimiento de

  • Contratos de compraventa y similares que afecten a:
    • Depósitos
    • Bienes domésticos
    • Animales de compañía
    • Contratos de servicios como pueden ser:
      • Servicios profesionales, como pueden ser limpieza, mudanzas, reparación de electrodomésticos…
      • Servicios médicos.
      • Servicios turísticos.
      • Servicios transporte escolar y enseñanza.
      • En los Suministros de gas, agua, teléfono y electricidad.

Ante daños:

Realización de reclamaciones en nombre del afectado:

  • Por daños corporales sufridos.
  • Por daños en bienes muebles de tu propiedad
  • Por daños a animales de compañía
  • Por daños a vehículos terrestres sin motor.
  • Por Perjuicios patrimoniales surgidos de los indicados en los puntos anteriores.